Hábitos de seguridad primera línea de defensa
12/7/2021

Hábitos de seguridad contra el robo en viviendas

Tiempo de lectura: 9 minutos (0)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, 5,00 de 5)

Contrariamente a lo que se piensa, la primera línea de defensa son, indudablemente, los hábitos y procedimientos que la persona «tiene y aplica», en la defensa de su protección. Estos hábitos no pueden ser independientes y aleatorios. Para aumentar la protección contra el robo, los hábitos deben estar correlacionados y formar una estructura lógica de uso.

___

Un hábito genera una protección, y un «no hábito» genera una vulnerabilidad, que es aprovechada por el delincuente.

___

¿Qué son los hábitos en seguridad?

Su misión es mejorar la seguridad en el hogar, de forma natural, económica y sostenible en el tiempo.

Nos referimos a un hábito cuando hacemos referencia a un acto que tomamos por costumbre, es una acción que alguien realiza tantas veces que «Se vuelve un habito para ella«. Los hábitos por lo general son movimientos sencillos de las personas para complementar su vida de momentos y funciones. Son costumbres, propias del ser humano que se adaptan al entorno que los rodea.

Los hábitos en seguridad son costumbres de uso, que están procedimentadas y previamente acordadas con los usuarios, que guardan relación con el entorno y los sistemas, para aumentar el rendimiento de ciertas funcionalidades de estos sistemas de protección y para generar disuasión a través del dinamismo de las acciones humanas.

___

Cualquier funcionalidad del sistema, sin la activación de su hábito complementario, es en si mismo una merma de las prestaciones del sistema.

___

Estadística de hábitos que se aplican en la protección de viviendas

Hábitos contra la delincuencia

 

  • Total, de hábitos necesarios para la seguridad residencial: 98.
  • Hábitos que se comunican a los usuarios: 44 (supone el 45% de los necesarios).
  • Hábitos que aplican los usuarios: 8 (supone el 8% del total y el 18% de los que son comunicados).

_______________

Paraíso del delincuente

Existen 54 hábitos que, por diferentes razones, las empresas de sistemas de seguridad (físicos y electrónicos), aún no tienen protocolarizados en sus diseños y por lo tanto, no son comunicados a sus clientes. De estos 54 hábitos comunicados, solo el 18% son realmente aplicados por los usuarios. Lo que significa que solo se aplican el 8% del total recomendado.

Así, es normal que roben y que las viviendas sean tan vulnerables, por muchas medidas técnicas que se adquieran. 

_______________

Hábitos y Neuroseguridad unidos contra el delincuente

Los hábitos son una medidas más de defensa, aunque no sea una medida técnica. Es una medida que reduce la necesidad de tecnología. Reduce el consumo, coste, impacto degradación y obsolescencia programada.

Es seguridad natural.

_______________

 

La toma de decisiones determina el riesgo de robo

Sabemos que el riesgo de ser víctima de un robo tiene una relación directa con la toma de decisiones.

Se evidencia que tanto el riesgo como la protección son construidos por cada persona o comunidad, en función de sus decisiones, actividad, hábitos y entorno, lo cual indica que tanto “riesgo” como “protección”, pueden ser construidos, destruidos, medidos, planificados y prevenidos.

Esto no quiere decir que la protección esté total y absolutamente supeditada al comportamiento humano, pero si debe considerarlo en su caracterización del riesgo. Lógicamente, todo el proceso requiere de una detallada interacción con los receptores (propietarios de las viviendas), sabiendo que los hábitos se pueden cambiar, pero que requieren de un trabajo previo cognoscitivo que facilite el cambio actitudinal.

Esta propuesta, quizás elaborada en exceso para algunas empresas de seguridad, emana del saber, que la protección más efectiva es aquella que más se usa y, por lo tanto, la usabilidad técnica y la disposición humana a usar el sistema son factores que condicionan el resultado.

 

Enfoque de la defensa en profundidad.

La defensa en profundidad consigue una mayor efectividad de la defensa, reduciendo la posibilidad de fallas. Su primera línea de defensa son los hábitos en seguridad.

 

Defensa en profundidad con hábitos

Los hábitos son la primera línea de defensa

Cuando se diseña la seguridad de un edificio se cuenta con la aportación de los vigilantes de seguridad contratados, los cuales, aplicarán procedimientos de seguridad y mantendrán una serie de hábitos para aplicar dichos procedimientos.

Sin embargo, en la seguridad residencial, rara vez se contratan a vigilantes de seguridad, lo que significa que los procedimientos de seguridad y hábitos deben ser aplicados por los propietarios de las viviendas o al carecer de ellos, asumir una mayor vulnerabilidad.

En este sentido no hay debate, o se tienen hábitos de seguridad o se heredan vulnerabilidades. 

La primera línea de defensa es, indudablemente, los hábitos y procedimientos. Y cuan de importantes son en la protección efectiva.

La segunda línea y la más extendida entre las empresas de seguridad, es la protección por tecnología, considerando sistemas físicos, electrónicos y ciber.

La tercera línea de defensa se considera la gestión, mantenimiento y actualización de medidas, tanto técnicas como procedimentales, debido a que las situaciones, como se refleja en el modelo de gestión del riesgo, son dinámicas y los sistemas deben ser mantenidos para reducir su tendencia al caos y desorden a los que les aboca su nivel de entropía.

___

Por lo tanto, si se considera que los hábitos y protocolos, son la primera línea de defensa, y lógicamente es la más económica, ninguna defensa puede ser considerada efectiva si no ha existido una adecuación de hábitos y protocolos.

___

Consejos para activar hábitos contra el delincuente

Generar consciencia a través del conocimiento.

A menudo se afirma que, transformar hábitos y costumbres resulta imposible por el efecto de barreras mentales o psíquicas que es preciso eliminar para posibilitar el cambio deseado. Sin embargo, esa generalización es incorrecta desde el punto de vista neurobiológico.

La consciencia es la comprensión de una verdad y tiene la capacidad de transformar al “ser”, de forma que si el diseñador (guía) es capaz de generar consciencia en los receptores, tendrá la posibilidad de activar los nuevos hábitos que son necesarios para el anillo de protección.

Es un proceso sencillo pero pausado, que se resume en: «A mayor información entendible, dentro de un ambiente de confianza y pausado, mayor consciencia de la situación».

Sistemas de seguridad ajustados a los 83 días.

Un hábito requiere de repetición para convertirse en hábito y por lo tanto requiere de tiempo.

Una buena práctica de los diseñadores de escenarios de seguridad, es diseñar el proceso para llegar a los escenarios óptimos en los siguientes meses después de la puesta en servicio del sistema.

Un hábito requiere de repetición para convertirse en hábito y por lo tanto requiere de tiempo. En este sentido, el diseñador puede protocolarizar hábitos de sencillo cumplimiento y trascurridos 83 días ajustar el sistema a la nueva realidad. Es decir, un sistema de seguridad que requiere de hábitos, no puede considerarse cerrado con la mera instalación del sistema, sino que necesita ser revisado y ajustado en pocos meses y preferiblemente durante los siguientes años.

Los sistemas de seguridad contra el robo.

Lo más habitual que encuentras los consumidores en la seguridad residencial, son empresas que venden sistemas de alarmas paquetizadas, a los cuales, se les supone una protección suficiente pero que en realidad no es así.

Un sistema de seguridad por si mismo no tiene entidad como sistema de protección, salvo paramentos físicos inamovibles como por ejemplo un muro. Cualquier otro dispositivo que requiera de activación por la acción de una persona, sobre todo sistemas electrónicos, requieren de un listado de hábitos que complementen a las funcionalidades del propio sistema que se adquiere.

Hoy en día, cualquier diseño de seguridad residencial profesional, pone más el énfasis en los métodos de los profesionales y en los hábitos de los usuarios, que en los productos y sus características técnicas.

Hábitos de seguridad contra el robo en viviendas Clic para tuitear

Hábitos de seguridad contra el robo en viviendas

Las empresas Genoma del robo, han elaborado un listado de 98 hábitos para mejorar la seguridad del hogar.

Ha de considerarse que los hábitos son dinámicos en el tiempo, ya que, el modo de vida y las circunstancias cambian con los años.  Esta evidencia de vida, nos indica que es necesario revisar y actualizar el listado de hábitos a las nuevas necesidades durante los siguientes años.

Según Genoma del robo, los hábitos se desglosan en:

  1. Generales de buenas prácticas.
  2. Para sistemas de seguridad física.
  3. Para sistemas de seguridad electrónica.
  4. Para el control.
  5. Contra ataques cibernéticos.
  6. Riesgos accidentales Safety.
  7. Mantenimiento.

 

Tiempo de lectura: 9 minutos (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conoce al autor

José Miguel Ángel Olleros
Consultor | Educador de seguridad física

Soy tu consultor de seguridad física contra el delito y comencé en seguridad en 1990.

A veces me contratan para evaluar el riesgo de robo en viviendas y proponer medidas de protección, y a veces, me contratan para ejecutar proyectos de seguridad física en edificios e infraestructuras críticas.

También soy educador en sistemas, procedimientos y enfoques de seguridad. Tengo mi propio método educacional neurodidáctico, con el que acompaño a los profesionales en su capacitación y desarrollo.

¿En qué te puedo ayudar?
Consultoría para Viviendas

Descubre mi servicio Consultoría de Seguridad Residencial: evaluaré personalmente cómo mejorar la seguridad ante el robo de tu vivienda.

MÁS INFORMACIÓN

Sígueme